ATS pro Terra Sancta | Make a legacy to the Franciscan friars in the Holy Land
Las naciones caminar√°n a la luz de ella,
y los reyes de la tierra traer√°n a ella sus riquezas y su honra.
Sus puertas jamás serán cerradas de día,
y en ella no habr√° noche.
Ap 21,24-26
Entra en la historia de Tierra Santa

Vivir por siempre en Tierra Santa

Desprendernos de nuestro propio dinero para d√°rselo al pobre es un acto que nos lleva a las ra√≠ces mismas de la vida humana. Dicho acto supone aceptar la forma de vida de Cristo ‚Äúque, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza.‚ÄĚ (2Cor 8,9). El ap√≥stol Pablo da contribuciones al pobre en forma de gracia, con el √°nimo de compartir y dar un amor cuya generosidad y gracia del Se√Īor pueda ser vista en acci√≥n (Rom 15,25-27). El estrecho v√≠nculo entre Dios y la Ciudad Santa fue expresado repetidamente en el Antiguo Testamento. La Jerusal√©n terrenal, madre de todos los pueblos, siempre ha estado unida a la Jerusal√©n celestial. De hecho, el Patriarca Jacob vio unas escaleras conectando las dos ciudades y ‚Äú‚Ķ los √°ngeles de Dios subiendo y bajando por ella‚ÄĚ (Gen 28,12). Cuando se afirma que ‚Äú‚ĶDios no entrar√° en la Jerusal√©n celestial antes de entrar en la Jerusal√©n terrenal‚ÄĚ (Talmud, Taanit 5a), la tradici√≥n reconoce que todo en la Ciudad Santa tiene su equivalente en la Jerusal√©n celestial.

Una tradición centenaria

Hacer un legado a favor de los frailes franciscanos de Tierra Santa significa formar parte de una tradici√≥n de siglos de antig√ľedad. El encanto de esta tierra y el deseo de verla uno mismo han llevado a muchos, desde los primeros siglos de la era cristiana, a hacer frente a todo tipo de obst√°culos y peligros con el fin de ser capaz de caminar y tocar los lugares que fueron testigos del nacimiento, muerte y resurrecci√≥n del Hijo de Dios. Y hay numerosos relatos que hacen referencia a los peregrinos que enviaron sus propias donaciones personales para ayudar a los santuarios y Lugares Santos, con el fin de satisfacer las necesidades de los m√°s pobres, as√≠ como el de mantener un v√≠nculo con Jerusal√©n. De esta manera, la unidad con nuestros hermanos en Cristo en Tierra Santa, siguiendo el ejemplo de San Pablo, se ha llevado a cabo desde el principio con verdaderos actos de caridad, hechos durante la vida o despu√©s de la muerte.

Gran parte de la tierra en la que hoy en día hay santuarios, proviene de donaciones de los peregrinos que han decidido destinar parte de su herencia a esta bendita tierra. La gente sencilla daba comida y animales: camellos, burros, caballos, cerdos, ovejas, aves de corral y palomas. Para un peregrino, donar fue y sigue siendo un gesto de pertenencia a la Iglesia Madre de Tierra Santa. Por eso, todo el mundo da en la medida de sus posibilidades ya que el valor surge de la intención del acto, que es la caridad pura.

Los papas y la conexión con Tierra Santa

Los pont√≠fices romanos, a lo largo de la historia, no s√≥lo han expresado su benevolencia hacia Tierra Santa con limosnas espont√°neas, sino que tambi√©n han luchado con todas sus fuerzas para que tales gestos fueran imitados por toda la Cristiandad. El Papa Urbano IV, un ex delegado papal en Tierra Santa, quiso que todos los cl√©rigos en Francia dejaran una d√©cima parte de sus propiedades a la Iglesia de Palestina. El Papa Benedicto XIV orden√≥ a todos los predicadores hablar al menos cuatro veces al a√Īo a las personas sobre Tierra Santa y a instarles a “recordar los Lugares Santos en su √ļltima voluntad y testamento, dej√°ndoles alguna limosna o legado piadoso”. Los Papas tambi√©n concedieron indulgencias plenarias a todos los que en su testamento se acordaron de la Tierra Santa. M√°s recientemente, los papas que han ido a Tierra Santa en peregrinaci√≥n – Pablo VI en 1964, Juan Pablo II en 2000, Benedicto XVI en 2009 y Francisco en 2014- han destacado el tema del apoyo de todo el mundo a las comunidades cristianas de Tierra Santa. Durante su homil√≠a en la Plaza del Pesebre, el Papa Benedicto XVI dirigi√≥ estas palabras a los cristianos de Bel√©n: “¬°No teng√°is miedo! Contad con las oraciones y la solidaridad de sus hermanos y hermanas en la Iglesia Universal, y el trabajo, con iniciativas concretas, para consolidar vuestra presencia y ofrecer nuevas posibilidades a aquellos tentados a irse. ”

 

Solicite la guía de legados
Está disponible un folleto con información detallada sobre la forma de hacer un testamento, así como información histórica valiosa sobre el vínculo con Tierra Santa y el valor de los legados y herencias en la tradición Cristiana.
* campo obligatorio

Nuestros proyectos

Comparta nuestra misión. Descubra nuestras actividades.

Viaje a Tierra Santa

Descubra nuestros proyectos. Visite los Lugares Santos con nosotros.

Preguntas m√°s frecuentes

Descubra como hacer testamento. Lea las preguntas m√°s frecuentes.

Guía de Legados

Descargue nuestra Guía de Legados.